Régimen de estimación objetiva o directa

A partir de Enero de 2016 se modifican las condiciones para declarar en el régimen de módulos del IRPF. Por ejemplo, hasta 2018 se podrá seguir bajo este régimen fiscal si el autónomo factura menos de 250.000 € al año, en lugar del límite de 450.000 € que había hasta ahora.

A partir de 2018 este límite bajará a 150.000 €. Además quedarán excluidas las actividades clasificadas en determinados epígrafes del IAE, quedando la aplicación de este régimen limitado a aquéllas actividades que por su naturaleza se relacionan fundamentalmente con consumidores finales.

Estos cambios van a obligar a muchos autónomos a cambiarse de régimen fiscal lo que puede afectar a su tesorería, y en algunos casos de forma muy significativa.

Puede ser un momento idóneo para realizar un análisis del negocio y ver qué medidas se pueden tomar para mejorar su rentabilidad y tesorería.

Si actualmente declaras bajo este régimen de módulos y estás en alguno de los siguientes casos te recomendamos que busques asesoramiento y realices una simulación o proyección financiera y fiscal de los próximos 3 o 4 años.

1-Facturas entre 250.000 y 450.000 € al año. En este caso probablemente tendrás que cambiar al régimen de estimación directa. Si el rendimiento de tu negocio es alto el cambio afectará negativamente y mucho a tu tesorería. Si es bajo el efecto podrá ser positivo.

2-Facturas menos de 250.000 € año y el rendimiento de tu actividad económica es bajo. En este caso podría ser más beneficioso cambiarte a la estimación directa.

3-El IAE de tu actividad ha quedado excluido del régimen de módulos.

4-Si vas a iniciar un negocio en el régimen de módulos analízalo bien si estimas que el rendimiento neto será bajo, incluso con pérdidas, durante los dos primeros años. Te recomendamos que realices una simulación o proyección de varios años. Puedes encontrarte sorpresas que no imaginabas.

Ten en cuenta que en el régimen de estimación objetiva (llamado de módulos) se paga siempre la misma cuota tributaria sin importar si tienes beneficios o pérdidas. Sin embargo, en la estimación directa sólo se paga si el rendimiento es positivo y se hace en el trimestre que se produce. Si las cosas van mal se paga menos o nada, y si van mejor se paga más.

Para plasmar esto gráficamente hemos realizado algunos ejemplos con la aplicación Sinalyzer BUSINESS. Hemos comparado el mismo negocio con el régimen de módulos y con el de estimación directa simplificada. Os mostraremos uno de los ejemplos.

CASO DE EJEMPLO: Autónomo que factura 280.000 € al año en el régimen de módulos e IVA simplificado.

La curva azul muestra la tesorería acumulada suponiendo que pudiera seguir en el régimen de módulos como hasta ahora. La curva roja muestra el cambio del régimen de módulos del 2015 al de estimación directa a partir de enero de 2016.

Debido al cambio de los límites para poder declarar por módulos, el autónomo debe obligatoriamente cambiar en 2016 al régimen de estimación directa (u otro como S.L.).

A la izquierda se muestra la tesorería acumulada, mes a mes, del 2016, y a la derecha por trimestres durante tres años. Los números son miles de euros.
En este ejemplo en particular el impacto del IRPF e IVA sobre la tesorería es muy negativo.

Estimación objetiva o directaEstimación objetiva o directa

El resultado de cada caso puede ser muy diferente dependiendo del cálculo del módulo de cada negocio en particular, del IVA (simplificado, recargo de equivalencia y su valor medio), de la rentabilidad y de otros factores. Si el negocio va muy bien la diferencia entre ambas curvas será mayor que si va peor. Si el negocio va muy mal ocurrirá lo contrario y el cambio será beneficioso.

Te recomendamos que realices una buena simulación financiera y fiscal, es decir, que incluya los impuestos con sus pagos a cuenta y contemple tu situación personal para el correcto cálculo de la liquidación anual del IRPF. El objetivo es cuantificar el impacto de este cambio en su tesorería y, si es necesario, analizar las medidas a tomar para minimizarlo y para aumentar la rentabilidad del negocio.

La herramienta idónea para realizar este tipo de simulaciones o proyecciones es Sinalyzer pues permite:

1-Contemplar todos los pagos trimestrales y anuales del IRPF y del IVA.
2-Considerar la situación personal del autónomo (nº de hijos, etc.) que afecta al cálculo del IRPF anual.
3-Comparar numérica y gráficamente el régimen de módulos con el de estimación directa o S.L.
4-Seleccionar el tipo de IVA en cada caso: régimen general, simplificado o recargo de equivalencia.
5-Diagnosticar por qué el negocio no va bien y qué medidas tomar para mejorar la rentabilidad y la tesorería.

Si estás interesado contacta con nosotros en servicios@enertria.com

Si tu duda es si ser Autónomo o crear una Sociedad Limitada te recomendamos que leas este artículo.

Te invitamos también a visionar este video sobre esta innovadora aplicación.